facebook twitter youtube

Afganistán: Un desenlace previsible que los medios ignoraron

El “inesperado” final de la guerra en aquel territorio plantea en muchos foros si los medios de comunicación ignoraban, ocultaron o no quisieron informar sobre la realidad del conflicto.

Resulta, por lo menos dudoso, que los grandes medios y agencias internacionales no hubieran tenido información aproximada del desenlace que ha tenido la presencia armada de las fuerzas de Estados Unidos en Afganistán. Así es que, como es natural, se generen opiniones que ponen en tela de juicio bien la calidad o capacidad informativa de esos medios, cuando no la honestidad de su información o la supuesta implicación de ellos al servicio de partes.

Una de esas opiniones ha sido recogida por la web del canal de televisión ruso “RT” en el artículo titulado “Los medios de comunicación en la caída de Afganistán: del silencio a la sobreactuación”, firmado por Luis Gonzalo Segura, exteniente del Ejército de Tierra de España. Lo que sigue son algunas de sus interpretaciones del tema.

Más allá de quiénes son unos u otros, la caída de Afganistán era evidente desde hace, no ya meses, sino años, pero ninguno de los grandes medios quiso explicarlo, porque entonces habría que haber cuestionado el fracaso de la Guerra contra el Terror perpetrada contra Irak y Afganistán. Sin embargo, ahora esos mismos medios se preocupan por las mujeres y las niñas afganas y por aquellos que estuvieron trabajando con los occidentales. Con los españoles en el caso de España. Y se martirizan públicamente por el desastre que acontecerá, por la desesperación que asola al país.

El País y El Mundo junto al resto de diarios, las radios o las televisiones se preguntan por qué. ¿Qué demonios ha pasado para que Afganistán colapse si nuestro país y tantos otros llevan años invirtiendo miles de millones en la formación de un gobierno serio –esto es, títere, corrupto y violento– y en la creación de un ejército moderno –esto es, una banda inconsistente que no pasaría ni por guerrilla–? ¡Oh, Dios, no puede ser! ¿Qué clase de cataclismo o fatalidad inesperada ha acontecido?

10 de junio de 2020: En España, la guerra de Irak dejó, en cifras oficiales, 260 millones de euros y nueve muertos; y la guerra de Afganistán costó 3.500 millones de euros, incluidas las ayudas, y 100 muertos. Cifras muy inferiores a otras estimaciones quizás más cercanas a la realidad, pero, aun así, demasiado relevantes como para que una retirada total de tropas españolas en Irak y Afganistán haya pasado tan desapercibida por los medios de comunicación españoles. Casi 4.000 millones de euros y 110 muertos merecían algo más que una noticia-telegrama. Sin embargo, no causa asombro alguno la ausencia de una mínima reflexión al respecto…

«Teletipo», «noticia-telegrama» o «ausencia de una mínima reflexión» eran las críticas a los grandes medios occidentales ante lo que estaba aconteciendo en Afganistán mientras estos, en especial los españoles, miraban para otro lado. Mientras no prestaban la atención necesaria a la retirada en Afganistán ni realizaban la más mínima reflexión, análisis o crítica al respecto. Y ello para evitar el debate sobre los objetivos de las intervenciones norteamericanas en Afganistán e Irak –la no democratización, la no existencia de armas de destrucción masiva, la no ubicación de Osama Bin Laden en Afganistán–; el coste y la actuación de Estados Unidos o de la OTAN –billones de dólares y millones de muertos, directos e indirectos–; el desastre geopolítico –el Estado Islámico, Siria, la inestabilidad regional o los millones de refugiados la sumisión y la falta de independencia de España y de otros países con respecto a Estados Unidos o a la OTAN; el propio desastre que supone Afganistán para la OTAN; o el incierto y terrible futuro al que se enfrentaba entonces y se enfrenta ahora Afganistán.

Por ello, era mejor callar entonces y es mejor representar ahora el papel de sorprendidos, y hasta de ofendidos, por una hecatombe mostrada como imprevisible e incalculable, pero que realmente ha sido más que anunciada. Tan anunciada como silenciada por los grandes medios en los últimos años y tan silenciada en los últimos años como sobreactuada en los últimos días. Cosas del Gran Hermano. Cosas del teatro y de las obras teatrales que son y representan los grandes medios de comunicación –los españoles muy en particular–.

Artículo completo:https://actualidad.rt.com/opinion/luis-gonzalo-segura/401101-medios-comunicacion-caida-afganistan-silencio-sobreactuacion?fbclid=IwAR30o4irmdq4zs2LE8jBxcq8AdNqGFLRSla4TGWc9R6K-JgCP0pqdYC-eyc

Comunicados

La nueva Ley General Audiovisual, un peligroso paso atrás

La FeSP considera que esta norma tiene graves carencias sobre el carácter público del servicio y niega la creación de un Consejo Audiovisual La Junta Ejecutiva Federal de la Federación de Sindicatos de Periodistas (FeSP) manifiesta su crítica y rechazo a la nueva Ley General de Comunicación Audiovisual, que tramita el Senado tras haber sido aprobada por […]

leer más
igualdad
periodistas a la pieza
en red
press
efj
ifj
creative commons
Federación de Sindicatos de Periodistas, FeSP
Calle Roger de Llúria, 5 5º 1ª - 08010 Barcelona
Teléfono: 934 127 763 — Fax: 934 127 763
Correo electrónico: contacto@fesperiodistas.org