facebook twitter youtube

Ante la crisis del COVID-19, los Gobiernos deben promover el libre flujo de información

En una declaración conjunta los Relatores Especiales de la ONU para la protección de las libertades de opinión y expresión, señalan que la salud humana “también depende del acceso a información precisa sobre la naturaleza de las amenazas y los medios para protegerse a uno mismo, a su familia y a su comunidad”.

La Federación Europea de Periodistas (EFJ), a la que pertenece la FeSP, ha  acogido “con beneplácito” la declaración conjunta emitida hoy por David Kaye, Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la promoción y protección del derecho a la libertad de opinión y expresión, Harlem Désir, Representante de la OSCE para la Libertad de los Medios, y Edison Lanza , de la CIDH, Relator Especial para la Libertad de Expresión, que insta a los Gobiernos a promover y proteger el acceso y la libre circulación de información durante la pandemia de COVID-19.

Los relatores, tras solidarizarse con el esfuerzo que se hace para superar la crisis sanitaria, señalan: “La salud humana depende no solo de una atención médica fácilmente accesible. También depende del acceso a información precisa sobre la naturaleza de las amenazas y los medios para protegerse a uno mismo, a su familia y a su comunidad.

El derecho a la libertad de expresión, que incluye el derecho a buscar, recibir e impartir información e ideas de todo tipo, independientemente de las fronteras, a través de cualquier medio, se aplica a todos, en todas partes, y solo puede estar sujeto a restricciones estrictas. En este sentido, instamos a lo siguiente:

– Primero, es esencial que los gobiernos brinden información veraz sobre la naturaleza de la amenaza que representa el coronavirus. Los gobiernos de todo el mundo están obligados por las leyes de derechos humanos a proporcionar información confiable en formatos accesibles para todos, con un enfoque particular en garantizar el acceso a la información por parte de aquellos con acceso limitado a Internet o donde la discapacidad dificulta el acceso.

– Segundo, el acceso a internet es crítico en tiempos de crisis. Es esencial que los gobiernos se abstengan de bloquear el acceso a internet; En aquellas situaciones en las que Internet ha sido bloqueado, los gobiernos deberían, con carácter prioritario, garantizar el acceso inmediato al servicio de Internet más rápido y amplio posible. Especialmente en un momento de emergencia, cuando el acceso a la información es de importancia crítica, las restricciones amplias sobre el acceso a Internet no pueden justificarse por orden público o por razones de seguridad nacional.

– Tercero, el derecho de acceso a la información significa que los gobiernos deben hacer esfuerzos excepcionales para proteger el trabajo de los periodistas. El periodismo cumple una función crucial en un momento de emergencia de salud pública, particularmente cuando su objetivo es informar al público sobre información crítica y supervisar las acciones del gobierno. Instamos a todos los gobiernos a implementar de manera sólida sus leyes de libertad de información para garantizar que todas las personas, especialmente los periodistas, tengan acceso a la información.

– Cuarto, compartimos la preocupación de que la información falsa sobre la pandemia pueda generar problemas de salud, pánico y desorden. A este respecto, es esencial que los gobiernos y las empresas de Internet aborden la desinformación en primera instancia, proporcionando ellos mismos información confiable. Eso puede venir en forma de mensajes públicos robustos, soporte para anuncios de servicio público y soporte de emergencia para difusión pública y periodismo local (por ejemplo, a través de anuncios de salud del gobierno).

Recurrir a otras medidas, como la eliminación de contenido y la censura, puede limitar el acceso a información importante para la salud pública y solo debe llevarse a cabo cuando cumplan con los estándares de necesidad y proporcionalidad. Cualquier intento de criminalizar la información relacionada con la pandemia puede generar desconfianza en la información institucional, retrasar el acceso a información confiable y tener un efecto negativo en la libertad de expresión.

– Quinto, somos conscientes del uso creciente de herramientas de tecnología de vigilancia para rastrear la propagación del coronavirus. Si bien entendemos y apoyamos la necesidad de esfuerzos activos para enfrentar la pandemia, también es crucial que tales herramientas tengan un uso limitado, tanto en términos de propósito como de tiempo, y que los derechos individuales a la privacidad, la no discriminación y la protección de los periodistas Las fuentes y otras libertades deben protegerse rigurosamente. Los estados también deben proteger la información personal de los pacientes. Recomendamos encarecidamente que cualquier uso de dicha tecnología cumpla con las protecciones más estrictas y solo esté disponible de acuerdo con la legislación nacional que sea coherente con las normas internacionales de derechos humanos.”

Comunicados

igualdad
periodistas a la pieza
en red
press
efj
ifj
creative commons
Federación de Sindicatos de Periodistas, FeSP
Calle Roger de Llúria, 5 5º 1ª - 08010 Barcelona
Teléfono: 934 127 763 — Fax: 934 127 763
Correo electrónico: contacto@fesperiodistas.org