facebook twitter youtube

La OIT pide más reconocimiento y protección para quienes teletrabajan

La agencia laboral de la ONU comprueba que cientos de millones lo hacen y representan casi el 8% de la fuerza laboral mundial, incluso, antes de la COVID-19. S+Dice que son más vulnerables a los abusos laborales de las empresas.

Dado que el trabajo a domicilio se desarolla en un espacio privado, a menudo es “invisible”. En los países de ingresos bajos y medianos, por ejemplo, casi todos los trabajadores en el domicilio (90%) trabajan de manera informal.
Por lo general, están en peor situación que los que trabajan fuera del hogar, incluso en profesiones muy calificadas. Estos trabajadores ganan en promedio un 13% menos que sus colegas en el Reino Unido; 22% menos en los Estados Unidos de América; 25% menos en Sudáfrica y alrededor del 50% menos en Argentina, India y México.

Los trabajadores a domicilio también se enfrentan a mayores riesgos de seguridad y salud y tienen menos acceso a la formación que los trabajadores que no trabajan a domicilio, lo que puede afectar sus perspectivas profesionales.
Así lo recoge el informe “Trabajar desde casa”, elaborado por la Agencia Laboral de la ONU (OIT) que señala que dentro de esta modalidad los trabajadores no tienen el mismo nivel de protección social que otros trabajadores y es menos probable que formen parte de un sindicato o que estén cubiertos por un convenio colectivo.

Según las estimaciones de la OIT, antes de la crisis del COVID-19 , había aproximadamente 260 millones de trabajadores desde casa en todo el mundo, lo que representa el 7,9 por ciento del empleo mundial. El 56% de ellos (147 millones) eran mujeres.
En los primeros meses de la pandemia de COVID-19, se estima que uno de cada cinco trabajadores se encontró trabajando desde casa y se espera que los datos para todo 2020, una vez que estén disponibles, muestren un aumento sustancial con respecto al año anterior.
Es probable que el crecimiento del trabajo a domicilio continúe en los próximos años, dice el informe de la OIT, dando una renovada urgencia a la necesidad de abordar los problemas que enfrentan los trabajadores a domicilio y sus empleadores.

El trabajo a domicilio suele estar mal regulado y el cumplimiento de las leyes vigentes sigue siendo un desafío. En muchos casos, los trabajadores a domicilio se clasifican como contratistas independientes y, por lo tanto, quedan excluidos del ámbito de la legislación laboral.

Muchos países de todo el mundo cuentan con legislación, a veces complementada con convenios colectivos, que aborda diversos déficits de trabajo decente asociados con el trabajo a domicilio. No obstante, solo diez Estados miembros de la OIT han ratificado el Convenio núm. 177 , que promueve la igualdad de trato entre los trabajadores a domicilio y otros asalariados, y pocos tienen una política integral sobre el trabajo a domicilio, dijo Janine Berg, economista principal de la OIT y una de las autoras del informe.

El informe incluye recomendaciones concretas para hacer que el trabajo a domicilio sea más visible y, por tanto, mejor protegido.
El informe pide a los responsables de la formulación de políticas que pongan en marcha acciones específicas para mitigar los riesgos psicosociales e introducir un derecho a desconectarse, para garantizar el respeto de los límites entre la vida laboral y la vida privada.
Los gobiernos, en cooperación con las organizaciones de trabajadores y de empleadores, deberían trabajar juntos para garantizar que todos los trabajadores a domicilio, ya sean tejiendo ratán en Indonesia, haciendo manteca de karité en Ghana, etiquetando fotos en Egipto, cosiendo máscaras en Uruguay o teletrabajando en Francia, pasar de la invisibilidad al trabajo decente.

El informe de la OIT:https://www.ilo.org/global/publications/books/forthcoming-publications/WCMS_765806/lang–en/index.htm

https://news.un.org/en/story/2021/01/1081942

Comunicados

La FeSP pide derogar del Código Penal los ‘delitos de opinión’ y condena la violencia en las protestas en defensa de Pablo Hasél

La Federación de Sindicatos de Periodistas reclama al Gobierno que reconozca el derecho de autor de los periodistas y una compensación equitativa por la difusión de sus obras en el mercado digital La Junta Ejecutiva Federal de la FeSP tras su reunión telemática del pasado sábado ha difundido el siguiente comunicado: La Federación de Sindicatos de Periodistas […]

leer más
igualdad
periodistas a la pieza
en red
press
efj
ifj
creative commons
Federación de Sindicatos de Periodistas, FeSP
Calle Roger de Llúria, 5 5º 1ª - 08010 Barcelona
Teléfono: 934 127 763 — Fax: 934 127 763
Correo electrónico: contacto@fesperiodistas.org