facebook twitter youtube

El duopolio de Atresmedia y Mediaset ha saqueado la libertad informativa

Ambos grupo controlaban, en 2020, el 81% de la publicidad y el 55,1% de la audiencia en un ejemplo lacerante de cómo la concentración de medios ahoga al resto de voces y limita la información.

Emelina Fernández Soriano y Juan Torres López han analizado para CTXT en el artículo “El duopolio televisivo, una limitación fundamental de la democracia” como se gesta el duopolio de Atresmedia y Mediaset que jaquea la libertad de nuestro mercado audiovisual.

Los autores señalan que, al margen de lo económico, lo más peligroso es, sobre todo, que llevan consigo una pérdida de libertad efectiva de la ciudadanía por una razón muy sencilla: cuantos menos operadores hay o más concentrado está el poder de decisión sobre las estrategias de comunicación, más se limita el derecho al libre acceso a la comunicación y la información que consagran los grandes tratados internacionales y las constituciones democráticas.

Asímismo, sostienen que para consolidar esta barbaridad en la industria audiovisual española se han otrogado injustos privilegios a esos grupos de comunicación; por ejemplo y entre otras:

No solo impedir que TVE obtenga ingresos publicitarios sino ahogarla financieramente.

Haber provocado, por falta de regulación y por primar el interés comercial, una sobreproducción televisiva ineficiente e insostenible.

Permitir que los grupos más potentes recurrieran a estrategias de concentración para garantizar su rentabilidad en lugar de fomentar e incentivar un modelo de oferta diversificado, complejo y de servicio público.

Definir el criterio que determina que un grupo audiovisual dispone de excesivo poder sobre el mercado de un modo muy restrictivo. Concretamente, superar el 27% de la audiencia, cuando en otros países se tiene en cuenta también el ingreso publicitario o incluso su efecto sobre la diversidad social y cultural.

Permitir absorciones y fusiones, sin tomar medidas para evitarlo, que no cumplían las condiciones estipuladas en los propios contratos suscritos para llevarlas cabo.

Dejar que, a la hora de contratar publicidad, el duopolio lleve a cabo actuaciones reconocidas como atentados a la competencia y lesivas para el resto (o lo que queda) de la industria. O, a lo sumo, imponiendo multas claramente insuficientes para evitar que se sigan llevando a cabo.

Incumplir sistemáticamente las directivas europeas que obligan a constituir una autoridad audiovisual estatal, independiente y específica con capacidad regulatoria de control y sanción (como existe en todos los países de la Unión Europea), única forma ya demostrada de garantizar el pluralismo político y social, tanto desde el punto de vista de los prestadores del servicio audiovisual como de los contenidos. Algo que no puede hacer la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia puesto que no es una autoridad ni específicamente audiovisual ni independiente.

Emelina Fernández Soriano y Juan Torres López sostienen que el efecto nocivo de un duopolio audiovisual sobre la eficiencia, la libertad y la democracia es un hecho que no admite discusión. Y la experiencia demuestra que se llega a esa situación si no hay voluntad política de evitarlo o si el poder mediático se impone sobre el representativo. Si de verdad se quieren defender y reforzar la democracia y los valores constitucionales en España, es obligado revertir cuanto antes esta situación y promover la pluralidad efectiva de oferta de servicios audiovisuales y de contenidos informativos.

https://ctxt.es/es/20210701/Firmas/36586

Comunicados

igualdad
periodistas a la pieza
en red
press
efj
ifj
creative commons
Federación de Sindicatos de Periodistas, FeSP
Calle Roger de Llúria, 5 5º 1ª - 08010 Barcelona
Teléfono: 934 127 763 — Fax: 934 127 763
Correo electrónico: contacto@fesperiodistas.org